Abundancia vs escasez

Artículo en DESTACADOS, ULTIMOS ARTICULOS por publicado el 21 febrero, 2017 0 Comentarios

Dios no juega a los dados con el Universo  (Albert Einstein)

Muchas personas piensan que el dinero es malo al tiempo que piensan que lo espiritual o divino es bueno. Por lo que en sus creencias ambos aparecen como incompatibles. Esto les hace difícil permitirse recibir dinero por cualquier cosa que consideren buena. Existen múltiples ideas erróneas sobre el dinero. Se le considera la raíz del mal, y sin embargo se le desea. Si alguien hace fortuna haciendo algo positivo, inmediatamente cae sobre sospecha. Los pensamientos son creativos, así que si piensas que el dinero es algo malo, y tu piensas que eres “bueno”…podrás observar el conflicto latente. Ambivalencia sobre el dinero, parte de ti lo rechaza, y otra parte lamenta no tener suficiente. El Universo recibe de ti dos mensajes opuestos.  Muchos que tratan de crear su vida a partir de la práctica espiritual, están aparentemente en un equilibrio inestable en términos de su supervivencia con respecto al dinero, entrando en constante conflicto con los temas financieros. Pero creamos nuestra realidad con los pensamientos y sentimientos y por tanto cada situación externa es meramente una reflexión de su mundo interior de creencias y emociones.  No se trata simplemente de decir que la falta de dinero en su vida es causada solamente por esto o aquello, es en general una combinación de factores que llevan a una ESCASEZ PERCIBIDA de abundancia Universal.

 La mayoría de la gente trabaja para “ganarse la vida”, y no les importa ganar dinero por ello. Algo “malo” a cambio de algo “malo”. Por eso se produce la paradoja de que se paga abundantemente determinadas actividades o trabajos mientras otros servicios o profesiones de alto valor intrínseco reciben remuneraciones muy inferiores. A muchos les parece justo o aceptable que algunos deportistas, actores, cantantes, etc ganen fortunas, y al mismo tiempo critican o ven mal que personas dedicadas a la transformación y evolución del ser humano, base de la verdadera paz y salvación de este planeta, cobren sus servicios y puedan vivir dignamente. La vieja oposición tierra-cielo, cuerpo-espíritu, no es sino una errónea insistencia en la dualidad evitando la integración y el equilibrio. Es lícito y perfecto vivir dignamente en este planeta sirviendo a las causas más altas. Lo que la persona decida hacer con su abundancia es su responsabilidad. Juzgar como de costumbre es perderse en la ignorancia del mundo aparente, es confundirse.

La creencia fundamental que necesitas cambiar es la creencia de que para poder recibir amor Universal y abundancia necesitas ser o hacer algo.  Como niño,  se te dieron tareas y expectativas que constituyeron estándares con respecto a lo que tenías que hacer o en que convertirse para ser un “buen niño o niña”. Estas condiciones que te fueron impuestas, se convirtieron en un círculo vicioso de fracasos y decepciones al tratar de lograr la aprobación familiar.  Tratabas de ganar un nivel de amor que tus familiares  no eran capaces de compartir contigo porque a su vez no lo habían recibido o aprendido de sus mayores.  El Padre/Madre Divino no opera de esta forma. El único requisito para  recibir la abundancia Universal es que te ames y respetes a ti mismo y que hagas aquello que ames hacer  y que no te esclavices con algo solamente porque “se debería” hacerlo o porque es más ‘espiritual’

Tus problemas económicos no son nunca realmente acerca del dinero. Son siempre acerca de otra cosa y esa otra cosa es siempre miedo en una forma u otra. Están en este planeta por una razón y solamente una y esta es aprender como amar.  Amar es vivir sin miedo, entonces preguntate con que miedo estás tratando cuando percibes un desafío en sus vidas. Cada evento en sus vidas y en este planeta tiene sus raíces en el amor.  Todo lo que sucede les está preguntando  que acepten el amor  o su opuesto, el miedo en una situación dada. Si se acostumbran a mirar de frente a sus miedos y dudas con honestidad, entonces se regocijarán al ver, conocer y experimentar que todo está tratando de llevarlos de regreso al amor, a su verdadera fuente.  Namaste.  (Omni)

 

Existe un sistema de creencias que prevalece. Este sistema de creencia es “si es espiritual, debiera ser gratis”. Es un  error de este sistema de creencias, experimentando la total falta de poder que crea en la vida de uno. Pero “nada” es gratis. Cuando nos apegamos a los desequilibrios de este sistema de creencias y creemos que el conocimiento espiritual, o cualquier otro conocimiento relacionado, debiera ser gratis, entonces el universo no tiene más elección que apoyarnos en esta creencia bloqueando la energía en trueque (dinero), para que llegue a nosotros, permaneciendo de esta manera alineada con nuestro sistema de creencias. Si hemos establecido que no necesitamos dinero para obtener conocimiento espiritual del Universo, el Universo cumple con nuestra creencia y cierra nuestra capacidad para manifestar dinero para esas cosas que nosotros decimos que no necesitamos dinero. En un periodo corto después de adoptar esta creencia, nos encontramos con que nuestra habilidad para crear dinero desaparece, debido que creemos que no la necesitamos para adquirir cosas espirituales.

* No existen cosas como un almuerzo gratis: siempre alguien paga: En este aspecto del sistema de creencias “si es espiritual debe ser gratis”, una vez más aprendemos que la única cosa que es gratis es “nada”. Para producir la miel miles de abejas se afanan. El Universo y la naturaleza intercambian energía para crear lo que tomamos como “gratis”. Cada vez que nos encontramos con un producto o servicio que se dice “gratis”, podemos ver intuitivamente que en algún lugar alguien está pagando la cuenta. Debido a que esta sociedad nos provee de lecciones sobre cómo usar nuestros poderes de manifestación, debiera de tener una forma primaria de intercambio (dinero) como una parte integral de sus sistemas.

Por lo tanto, todos los productos y servicios con algún valor estarán sujetos a algún intercambio de energía, siendo el dinero la forma preferida de intercambiopor ser más fácil y cómoda que por ejemplo el trueque. Criticar o juzgar por las apariencias o por la validez o moralidad de la causa conduce al viejo paradigma, y devuelve a la persona un bloqueo en su capacidad de recibir de la fuente inagotable del Universo. (Devin / Jelaila Starr)

 

Paradójicamente, las personas que eligen vocaciones más altas tienden a ser mucho peor pagadas que quienes realizan otro tipo de trabajos. Se tiende a considerar que algo que es muy “bueno”  y no digamos si es “espiritual” tiene un valor en términos de dinero menor. Todo aquello que tiene un alto valor intrínseco se espera valga poco dinero. Así en general, por ejemplo, el verdadero servicio espiritual, educador, transformador está peor pagado que las figuras del deporte, música, espectáculos, periodismo, o un abogado, médico, ingeniero, profesor, etc. Si alguien hace dinero o se hiciera “rico” haciendo cosas buenas, inmediatamente resulta sospechoso o surge la duda. Muchos piensan que es incoherente o injusto hacer dinero así. Incluso los dirigentes o gobernantes ganan poco en un trabajo tan importante y de inmensa responsabilidad, en relación a muchos profesionales de los medios de comunicación, deporte, artistas, etc. Un cierto mundo al revés. Nuestras creencias y limitaciones crean esta situación y hacen que esto sea así. Por eso la crisis necesaria que nos lleve a un mundo más coherente.  (CWG)

 

Si la sensación de carencia – ya sea de dinero, reconocimiento o de amor – se ha convertido en parte de tu identidad – de lo que crees ser- entonces, experimentarás esa carencia. En vez de ver todo lo bueno que ya  hay en tu vida, lo que ves es la carencia o escasez..

 

Reconocer lo que ya hay de bueno en tu vida, es la base para toda abundancia o prosperidad.

 

Cualquier cosa que creas que el mundo te niega, tu mismo te lo estás negando a recibir del mundo.

Y lo haces porque en lo profundo te sientes inferior o pequeño, o que no tienes nada que dar o aportar.

 

Intenta esto durante varias semanas y observa como cambia tu realidad: Da a los demás aquello que pienses que la gente no te da o niega (apreciación, ayuda, alabanzas, cuidados cariñosos, etc).

 

¿No lo tienes?  Simplemente actúa como si lo tuvieras ya, y entonces vendrá.

Entonces, poco después de que comiences a dar, empezarás a recibir.

 

No puedes recibir aquello que no das. El flujo de salida determina el flujo de entrada.

 

Sea lo que sea que creas que el mundo te está negando, ya lo tienes, pero a no ser que lo permitas fluir hacia fuera, ni siquiera sabrás que lo tienes. Esto incluye la abundancia.

 

La fuente de toda abundancia no está fuera de ti. Es parte de lo que tu eres.

Sin embargo, empieza por reconocer la abundancia exterior. Ve la plenitud de la vida que te rodea.

El calor del sol sobre tu piel, la imagen de unas flores en una floristería, la exhuberante naturaleza.

La plenitud de la vida se encuentra a cada paso. El reconocimiento de esa abundancia que te rodea por todas partes, despertará la dormida abundancia interior. Entonces déjala fluir hacia fuera. Cuando sonríes a un desconocido, se produce ya una salida externa de energía. Te conviertes en alguien que da.

 

Pregúntate frecuentemente: ¿Qué puedo dar aquí? – ¿Cómo puedo ser útil a esta persona o situación?

 

No necesitas poseer nada para sentir la abundancia, sentirte abundante, aunque si te sientes así habitualmente, casi con seguridad llegarán cosas a tu vida.

                                                                      

                                                                                              Selecciones y trad.  de JIF de “A New Earth” por Eckhart Tolle

logo_sidebar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 1 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)