Abundancia y creación

Artículo en DIVERSOS, Perspectiva, PREGUNTAS, ULTIMOS ARTICULOS por publicado el 17 septiembre, 2010 0 Comentarios

CREACION Y ABUNDANCIA

Si la sensación de carencia – ya sea de dinero, reconocimiento o de amor – se ha convertido en parte de tu identidad – de lo que crees ser- entonces, experimentarás esa carencia. En vez de ver todo lo bueno que ya  hay en tu vida, lo que ves es la carencia o escasez..

Reconocer lo que ya hay de bueno en tu vida, es la base para toda abundancia o prosperidad.

Cualquier cosa que creas que el mundo te niega, tu mismo te lo estás negando a recibir del mundo.

Y lo haces porque en lo profundo te sientes inferior o pequeño, o que no tienes nada que dar o aportar.

Intenta esto durante varias semanas y observa como cambia tu realidad: Da a los demás aquello que pienses que la gente no te da o niega (apreciación, ayuda, alabanzas, cuidados cariñosos, etc).

¿No lo tienes?  Simplemente actúa como si lo tuvieras ya, y entonces vendrá.

Entonces, poco después de que comiences a dar, empezarás a recibir.

No puedes recibir aquello que no das. El flujo de salida determina el flujo de entrada.

Sea lo que sea que creas que el mundo te está negando, ya lo tienes, pero a no ser que lo permitas fluir hacia fuera, ni siquiera sabrás que lo tienes. Esto incluye la abundancia.

La corriente de salida determina la de entrada, como lo expresó Jesús:  “Da y te será dado”

La fuente de toda abundancia no está fuera de ti. Es parte de lo que tu eres.

Sin embargo, empieza por reconocer la abundancia exterior. Ve la plenitud de la vida que te rodea.

El calor del sol sobre tu piel, la imagen de unas flores en una floristería, la exhuberante naturaleza.

La plenitud de la vida se encuentra a cada paso. El reconocimiento de esa abundancia que te rodea por todas partes, despertará la dormida abundancia interior. Entonces déjala fluir hacia fuera. Cuando sonríes a un desconocido, se produce ya una salida externa de energía. Te conviertes en alguien que da.

Pregúntate frecuentemente: ¿Qué puedo dar aquí? – ¿Cómo puedo ser útil a esta persona o situación?

No necesitas poseer nada para sentir la abundancia, sentirte abundante, aunque si te sientes así habitualmente, casi con seguridad llegarán cosas a tu vida.

Una Ley Universal: La abundancia llega solamente a aquellos que ya la tienen. Suena injusto pero no lo es.

Tanto la abundancia como la escasez son estados interiores que se manifiestan como tu realidad.

Jesús lo expresó así:

“A aquel que tiene, más le será dado, y para aquel que no tiene, incluso lo que tiene le será quitado”

Selecciones y trad. de JIF de “A New Earth” por Eckhart Tolle

* * * * * *

Al final, tiene razón el yogui Amrit Desal cuando escribe:

El sufrimiento sólo existe en la resistencia.

La alegría sólo existe en la aceptación.

Las situaciones dolorosas que se aceptan se convierten en gozo para el corazón.

Las situaciones gozosas que no se aceptan se convierten en dolorosas.

No existe nada llamado mala experiencia.

Las malas experiencias son sencillamentela creación de tu resistencia a lo que es“.

 * * * * * *

Y el poeta que proclama:

Si para recobrar lo recobradotuve que perder primero lo perdido,

Si para conseguir lo conseguido tuve que soportar lo soportado,

Si para estar ahora enamorado tuve que estar primero herido,

tengo por bien llorado lo llorado,

tengo por bien sufrido lo sufrido.

Porque después de todo he comprobado,

que no se goza bien de lo gozado sino después de haberlo padecido,

Porque después de todo he comprendido

Que lo que el árbol tiene de florido

vive de lo que tiene sepultado“.
E. Martínez Lozano

logo_sidebar

logo_sidebar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres + = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)