Amor y relaciones

Artículo en Perspectiva, Relaciones por publicado el 17 enero, 2010 0 Comentarios

AMOR Y RELACIONES EVOLUCIONADAS

A no ser que accedas a la frecuencia consciente del presente, todas las relaciones, y particularmente las relaciones íntimas, serán profundamente imperfectas o disfuncionales. Pueden parecer perfectas durante un tiempo, cuando estás “enamorado”, pero invariablemente esa perfección aparente se rompe con conflictos, insatisfacción, discusiones y incluso la violencia física o emocional aparece con frecuencia.

Parece que la mayoría de las “relaciones de amor” se convierten en relaciones de amor/odio sin que pase mucho tiempo. Las relaciones comienzan a oscilar entre esos polos, dandote tanto placer como dolor. No es poco común que las parejas se hagan adictas a estos ciclos. Este drama les hace sentirse vivos.

Esto es lo que sucede en el “amor romántico” común, no hablo del verdadero amor, que no tiene opuesto porque surge más allá de la mente.

Si en tus relaciones experimentas “amor” y lo opuesto a este -ataques, violencia emocional, posesividad, celos, control, resentimiento, necesidad de tener razón, manipulación y exigencias emocionales, juicio, ira, revanchas inconscientes por el dolor infligido por un padre, etc – entoces es probable que estés confundiendo apego, ego y aferramiento adictivo a una relación con amor.

Y en general para la mayoría fue así: Te enamoraste y tu vacío fue llenado por otra persona. Al principio un estado profundamente satisfactorio. Te sentías completamente vivo. Tu existencia tenía sentido. Alguien te necesitaba, te quería, y te hacía sentir especial, y tu hacías lo mismo para el o ella. Juntos os sentíais completos.

Pero también puedes observar que sentías su necesidad, que había una cualidad de apego y necesidad a esa intensidad. Te hiciste adicto a la otra persona. El o ella actuaba como una droga. Estabas muy bien cuando la droga estaba disponible, pero incluso la posibilidad o el pensamiento de que el o ella no estuvieran allí para ti podían llevarte a los celos, posesividad e intentos de manipulación, culpa o chantaje emocional por el miedo a la pérdida. Hostilidad o la más profunda desesperación. El dulce amor se podía convertir en un terrible ataque u odio o gran duelo. ¿dónde está el amor ahora? ¿Puede el amor cambiar tan rápido? ¿Era amor realmente, o sólo un aferrarse adictivo y apego?

El Amor no puede florecer a no ser que estés libre de identificación con tu mente y tu nivel de atención, presencia sea suficientemente elevado para disolver el dolor o las heridas, o al menos como para permanecer ante ello como un observador.

Para que florezca el Amor, la luz de tu presencia interior necesita ser lo suficientemente fuerte como  para que no seas absorbido por la mente pensante o por tu dolor, heridas, cuerpo-dolor, y confundas esto con lo que eres tu. 

Para ello la presencia, la meditación son una extraordinaria opción.

Eckhart  Tolle

“The Power of Now” “El Poder del Ahora”

logo_sidebar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 × = veinte cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)