Encuentros y relaciones en tiempo presente sin el dolor del pasado

Artículo en CONCIENCIA, DESTACADOS, Relaciones, ULTIMOS ARTICULOS por publicado el 15 febrero, 2015 0 Comentarios

753524_50387935-150x150

¿Cómo podrás reconocer un encuentro presente si lo percibes simplemente como un encuentro con tu pasado? Pues en ese caso no te esta­rías reuniendo con nadie, y el compartir la atención, la presencia, que es lo que hace que el encuentro sea valioso, quedará excluido de tu visión. La sabiduría te enseña que en el fondo siempre te encuentras contigo mismo. El ego te dice que siempre te encuentras con tu pasado.

En tu cuestionamiento de las ilusiones, pregúntate si es realmente sensato percibir lo que fue como lo que es ahora, como presente, sin serlo en realidad. Si recuerdas el pasado cuando miras a una persona, no podrás percibir la realidad que es ahora. Estar a la defensiva significa reaccionar en  el presente con la carga del pasado y anticipando una amenaza futura.

A no ser que comprendas que el dolor que viviste en el pasado es ahora una ilusión, estarás optando por un futuro de ilusiones y echando a per­der las múltiples oportunidades que el presente te ofrece. El ego quiere conservar tus pesadillas e impedir que despiertes y te des cuenta de que pertenecen al pasado.

Percibir verdaderamente es ser consciente de toda la realidad a través de la conciencia de tu propia realidad. Pero para que esto suceda no debes ver ninguna ilusión, pues la realidad no da cabida a ningún error. Esto quiere decir percibir al otro solamente como lo ves ahora. Su pasado no tiene realidad en el presente, por lo tanto, no  puedes verlo. Las reacciones que tuviste hacia él en el pasado tampoco están ahí, y es a ellas a las que reaccionas, no estarás sino viendo la imagen que hiciste de él, a la cual puedes tener en mayor estima que a él mismo.

En la realidad del “ahora”, sin pasado ni futuro, es donde se puede empezar a apreciar lo atemporal. Pues sólo el “ahora” está aquí, y sólo el presente, el “ahora” ofrece oportunidades de encuentros reales en los que se puede conocer la realidad, ver la verdad.

Consideras “natural” utilizar tus experiencias pasadas como punto de referencia desde el que juzgar el presente. Sin embargo, eso es antinatural porque es ilusorio. Cuando hayas aprendido a ver a todo el mundo sin traer el pasado, ya sea el suyo o el tuyo mientras los percibes, podrás aprender de lo que ves ahora. Pues el pasado no puede arrojar sombras que obscurezcan el presente, a menos que tengas miedo a la verdad. Y sólo si es así elegirías dejar que la oscuridad te acompañase, y al retenerla en tu mente, verla como una nube negra que envuelve a los demás y te impide ver su realidad, pero esta oscuridad se encuentra en ti entonces.

Renacer es dejar de traer el pasado al presente sin necesidad, es mirar al presente sin condena­ción. La nube que obscurece la realidad presente del otro es el pasado. Y si quieres que lo pasado no interfiera no lo debes traer ahora. Si lo ves ahora en tus ilusiones, es que todavía no se ha apartado de ti, aunque no está aquí.

El tiempo puede liberar así como aprisionar, dependiendo de la interpretación que hagas. Si anticipas el futuro basándote en tu experiencia pasada, y haces pla­nes de acuerdo con ellas, estás alineando el pasado con el futuro, y no estás permitiendo el milagro del presente. El milagro del presente te permite ver al  otro libre de tu/su pasado, y así te permite percibirlo como que ha renacido. Sus errores son del pasado, y al percibirle sin pasado lo liberas. Y puesto que su pasado es también el tuyo, compartes esa libera­ción.

Enamorarse es amar lo coincidente, pero Amar es enamorarse de las diferencias (Bucay)

No permitas que ninguna obscura nube de tu pasado lo oculte de tu vista, pues la verdad se encuentra solamente en el presente, y si la buscas ahí, la encontrarás. La has buscado donde no está, y, por lo tanto, no has podido encontrarla. Aprende, a buscarla donde está, y ella alboreará ante los ojos que ven. Tu pasado fue engendrado con ira, y si te vales del pasado para atacar el presente, serás incapaz de ver la liberación que éste te ofrece.

Mira amorosamente el presente, pues encierra lo único que es verdad eternamente. Toda sanación reside en él porque su continuidad es real.

     The guiltless world ACIM-UCDM

FB_IMG_1424473069912

logo_sidebar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 4 = ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)