Revolución silenciosa

Artículo en DIVERSOS, Espiritualidad, Perspectiva, ULTIMOS ARTICULOS por publicado el 3 febrero, 2016 2 Comentarios

revolucio-silenciosaEn la superficie del mundo hay algo de ruido, violencia, crisis y las cosas parecen obscuras.

Pero calmada y tranquilamente, al mismo tiempo, algo está sucediendo en lo profundo.

Una revolución interior está teniendo lugar y algunas personas son llamadas a una mayor claridad. Es una revolución silenciosa.

Desde dentro hacia afuera. Desde abajo hacia arriba. Esto es una operación global, una conspiración espiritual. Hay células dormidas en toda nación del planeta.

No nos verás en la televisión, ni nos leerás en los periódicos, ni escucharás en la radio.

No buscamos ninguna gloria. No llevamos ningún uniforme.

Venimos en todas las formas, tamaños, colores y estilos.

La mayoría trabajan anónimamente. Estamos trabajando tranquilamente detrás del escenario en todos los países y culturas del mundo. En ciudades pequeñas y grandes, en montañas y valles, en granjas y pueblos, en tribus e islas remotas.

Podrías pasar al lado de alguno por la calle y ni siquiera notarlo. Estamos detrás de  los escenarios. No es nuestra preocupación quien se lleva el reconocimiento sino sólo que el trabajo se realice. Ocasionalmente nos vemos en la calle. No saludamos tranquilamente y seguimos nuestro camino. Durante el día muchos tenemos trabajos normales pero a la tarde o la noche es donde el trabajo real tiene lugar.

Algunos nos llaman el ejercito de la conciencia. Estamos lentamente creando un nuevo mundo con el poder de nuestras mentes, corazones y silencios. Seguimos nuestra guía interna con pasión y alegría. Nuestras ordenes vienen de la central de inteligencia espiritual.

Estamos lanzando bombas suaves y secretas cuando nadie mira:

Poemas – Abrazos – Música – Fotografía – Retiros – Películas – Talleres – Palabras amables

Meditación y oración – Silencio interior – Webs – Perspectivas – Otras formas diversas.

Cada uno nos expresamos a nosotros mismos en nuestra forma única, 

con nuestros dones y talentos naturales y únicos que cada uno poseemos,

siendo el cambio que queremos ver en el mundo.

Ese es el lema que queremos ver en el mundo, y que llena nuestro corazón.

Sabemos que es el único camino para que la transformación real tenga lugar.

Sabemos tranquila y humildemente que tenemos el poder combinado de todos los océanos. Nuestro trabajo es lento y meticuloso, como la formación de montañas.

Incluso no es visible a primera vista y sin embargo con el placas tectónicas enteras

se moverán. El Amor es la nueva espiritualidad del siglo 21.

No tienes que tener una educación elevada o tener un conocimiento excepcional para entenderlo. Surge de la inteligencia del corazón que se encuentra en el latido evolucionario atemporal de todos los seres humanos.

 

Se el cambio que quieres ver en el mundo.

Nadie más puede hacerlo por ti.

Quizás te unas a nosotros, o ya lo has hecho.

Todos son bienvenidos. La puerta está abierta.

                                                                              -Autor desconocido-

logo_sidebar

Comments (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Gloria Moreno dice:

    Gracias por exponerlo tan claro y tan bello. Me siento parte de esa revolución silenciosa, y tras leer esto, con más fuerza, consciencia y determinación…gracias por hacerme sentir acompañada en mi día a día de trabajo interior,de meditación y búsqueda del sentido…a veces en un mundo difícil…Gracias por el aliento. Gracias.

  2. Ricardo García Nieto dice:

    EL “FACTOR CRUSOE” Y EL MUNDO VENIDERO.

    Llamaré “factor Crusoe” a toda propensión a una crisis personal o colectiva que conlleve, en su solución, un cambio en el entorno y en la mentalidad de quienes lo habitan. Esta propensión es un factor psicoide, que podría ser equivalente al concepto de arquetipo junguiano.

    Me explicaré: Robinson Crusoe se escapa de casa, se embarca, naufraga, vuelve a embarcarse, es capturado por unos piratas en cuyo barco pasa dos años y de quienes huye en un bote, llega a Brasil en un buque portugués, se hace plantador, se embarca de nuevo para Guinea y naufraga en una isla desierta. Es el único superviviente. Misión cumplida. Su propensión a la crisis (naufragar adrede) lo ha puesto a solas con la Creación del Altísimo, con el entorno que ha de cambiar, donde sobrevivirá domesticando animales y convirtiendo la tierra baldía en productiva. Y donde colonizará a Viernes, nativo de ese entorno, al que hará a su semejanza.

    La propensión en el ser humano a una crisis personal (caída de Adán o naufragio de Robinson Crusoe) surge en nosotros como una fuerza inconsciente en busca de sentido para nuestras vidas. Una existencia acomodada y consumista, por ejemplo, en la que cada compra supone una forma engañosa de tapar el vacío, estará condenada a esa crisis. El naufragio personal, la caída o expulsión del territorio psicológico conocido, traerá consigo un cambio de mentalidad. El “factor Crusoe” se completará cuando ese cambio afecte al entorno (domicilio, por ejemplo) y se aleccione y seduzca a quienes han de compartirlo (familiares, hijos) con una actitud diferente ante el mundo.

    EN EL INCONSCIENTE COLECTIVO, también surge de lo profundo esa fuerza. Nuestro naufragio como sociedad nos obliga a un cambio de paradigma que ya estamos experimentando. La crisis, económica y espiritual, nos empuja a otra forma de ver el mundo. Nuestros políticos, que hasta ahora han sido nuestros colonizadores, sienten bajo sus pies de barro que el suelo se les mueve, que el sistema tiende al colapso, que una democracia más directa es ineludible al tiempo que la deuda, la “burbuja de deuda” que padece el planeta, no puede crecer permanentemente. El “factor Crusoe” empieza a completarse con un cambio en el entorno, un regreso paulatino a la vida sencilla en el campo, por ejemplo, un mayor respeto ante el medio ambiente y un imparable uso de las energías renovables, tanto por individuos como por grupos. La seducción con el ejemplo, ese cambio en la mentalidad de quienes comparten el entorno, ya es un hecho, aún inadvertido por muchos, pero un hecho.

    Daniel Defoe tan sólo pretendía escribir una novela de éxito. Pero consiguió algo más: la cartografía de un mito. La caída de Adán y el naufragio de Robinson son formas de nacer, de estrenar una nueva era, formas de muerte y renacimiento si se quiere.
    En este mundo globalizado, en el que las maravillas tecnológicas se han mezclado con los peores crímenes e injusticias, hemos aprendido del infierno sobradamente. Ya hemos naufragado adrede. Albergo la esperanza de que la isla o mundo que nos aguarda estará, tarde o temprano, más cerca del Paraíso.

    Ricardo García Nieto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres × 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)