El valor de actuar

Artículo en Actitud, ARTICULOS JIF, Claves, DESTACADOS, DIVERSOS, Perspectiva, ULTIMOS ARTICULOS, Valor por publicado el 21 junio, 2011 2 Comentarios

el-vlaor-de-actuarAnte una herida física buscamos pronto curación. Sabemos que quizás duela el tratamiento pero aún así no lo evitamos, ya que si no la tratamos las complicaciones serán más dolorosas. Cuanto más tarde se trate, mayores serán las consecuencias. Cuando la herida es psíquica, tendemos a no hacer nada y sufrimos antes que hacer algo efectivo (actuar) para transformar miedos, bloqueos o heridas psicológicas. Creemos que ignorar, marginar o negar esas heridas hace que molesten menos. Pero como con el cuerpo, lo que sucede es que se hacen crónicas y se complican con el tiempo. Hay soluciones para quien quiera dar el paso adelante. 

La ignorancia o inconsciencia no impide que esos viejos asuntos no cerrados sigan haciéndonos sufrir innecesariamente. Si se tratan, podemos reducir o hacer desaparecer ese sufrimiento. Muchas veces –porque así lo aprendimos- asociamos sufrir a “hacer méritos” en la vida. En muchos casos utilizamos el sufrimiento en forma de victimismo como sustituto, cuando existe una alternativa. Hay opciones más evolucionadas o maduras.

Vivimos muchos años psicológicamente heridos, con nuestro corazón, psique o alma herido, y hacemos realmente poco o nada concreto por tratarlos, salvo “tapar” los síntomas del sufrimiento con ciertas adicciones físicas o relacionales. Excepto en determinados casos o momentos, los productos psicofarmacológicos tampoco son una verdadera solución, sino un alivio temporal de los síntomas. Somos capaces de pagar mucho porque nos curen el cuerpo, pero poca gente invierte algo de verdad para integrarse personalmente, para realizarse, transformar o sanar su sentir, su corazón, su alma. Y andamos por el mundo quejándonos externa o internamente…y/o sintiéndonos víctimas del exterior.

El sufrimiento al que dan lugar estas heridas psíquicas es mayor que en las heridas físicas, ya que el dolor es físico pero el sufrimiento es psicológico. Sus consecuencias además frustran la realización de nuestros anhelos, evitan nuestra realización personal y verdadera felicidad estable. Si la gente supiera lo mucho que se puede hacer por reducir ciertos niveles de sufrimiento psíquico…y tuviera el valor de elegir hacerlo (actuar), lograrían una calidad de Ser y disfrute nunca vivenciada anteriormente.

Las heridas psicológicas, las heridas del alma, pueden y deben ser tratadas igual que las físicas si queremos vivir de verdad una vida plena, consciente y realizada. Es posible hacerlo, lo único que se requiere es la valentía de elegir hacerlo, el valor de actuar.

Son nuestros miedos no reconocidos ni trabajados los que cierran nuestro corazón al amor, el amor a nosotros mismos y a los demás. La verdadera intimidad es el lugar donde aparece nuestro niño herido, nuestro miedo (niño aterrado) por eso la evitamos. Perdimos la confianza en las personas y/o en la vida. Si las heridas no se tratan tendemos a cerrarnos a la intimidad. Cerramos nuestro corazón, lo que deriva en un profundo sufrimiento. Eso no es vivir.

Decidimos sobrevivir no tocando esas heridas, con la ingenua y errónea creencia de que así sufriremos menos. Pero así el sufrimiento no desaparece, tiende a aumentar y a perpetuarse. Nadie nos obliga a ello salvo nuestra evitación y negación, así hacemos verdad el principio terapéutico que dice “Es más fácil sufrir que actuar”. Con ello hacemos también verdad otra sentencia que dice: “Cada cual es el artífice de su propia desdicha”.

Pensamos que no hacer algo y aguantar beneficia a los demás. No es así. Ese sufrimiento afecta a quien sufre y a quienes se relacionan con él. Si no es suficiente actuar en nombre propio, deberíamos hacerlo por los demás –incluidos los hijos- y por el propio mundo. No hacerlo implica dejar una herencia herida a nuestros hijos. El héroe es quien tiene el valor de actuar, lo que incluye curar sus heridas para poder avanzar.

SUGERENCIAS PARA ACTUAR (Actuando versus sufriendo)

Un viaje de mil millas comienza con un primer paso (T. Ching)

Responsabilizarse es una opción más elevada que quejarse, victimizarse o aprovecharse del sufrimiento. Comprender es liberador frente a la vida inconsciente. Para conocer hay que vivenciar, hacer tuyo el conocimiento a través de la experiencia, no sólo a través de la mente, libros…no sirve aislarse. La guía externa de alguien que ha hecho ese camino y no te es familiar, ofrece mayor objetividad, perspectiva y potencial para el despertar.

Se sugiere realizar actividades dirigidas a desarrollar mayores niveles de consciencia y autoconocimiento. Ampliar nuestra comprensión y visión es esencial. Para ello hemos de buscar mayor perspectiva y a la vez iniciarnos en una gran herramienta para la salud integral: la Meditación como actitud de vida, lo que no esta exento de hacer un trabajo terapéutico personal. 

Por otro lado, los talleres que tienen un enfoque abierto y no dogmático (consideración integral del ser humano) nos ofrecen experiencias reales y valiosa perspectiva, con la ventaja de los espejos relacionales. Los trabajos grupales son muy valiosos en especial si son especializados o se hacen de forma estable. Aportan muchos elementos para el conocimiento y transformación. Ejemplos de este tipo de actividades y más información en nuestra web www.valordeser.com. También nos puedes consultar a través de nuestra sección contacto

Se trata de dar el primer paso (actuar), a pesar del miedo a lo desconocido, confiar en la vida y explorar sin excesivo idealismo, perfeccionismo o expectativas. Si nos abrimos a la transformación consciente, esta llegará sin duda.  (JIF)

“Saber y no actuar en consecuencia, es no saber en absoluto”

 (Proverbio Japonés)

Nuestra vulnerabilidad fue traicionada, cuando utilizaron la exigencia, el miedo y la culpa contra nosotros para alienarnos, y cuyas consecuencias fueron entre otras:

Crear una herida de indignidad, que nos hace sentirnos indignos, no tener derecho o no merecer

  • Heridas de separación de la fuente de amor, sentirse abandonado, privado o dejado.
  • En general, ningún niño/a se libra de algún ataque a su integridad, inocencia y vulnerabilidad, que derivan en heridas profundas, que se repiten a lo largo de su edad adulta si no se trabajan.

Tenemos miedo a abrirnos porque no queremos sufrir, por eso nos mantenemos desconectados, aunque nos relacionemos mucho, la profundidad o intimidad real están ausentes. Hay un vacío que no es precisamente fértil, y que nos impide ser, expresarnos y realizarnos como realmente nos gustaría. Si no se trabaja tendemos a perpetuar aquellas actitudes, patrones o conductas que nos bloquean o anulan.

En el subconsciente del niño herido (y del adulto herido) existe el miedo no reconocido ni aceptado . El miedo en si no es un problema. El problema es no ser conscientes y la no aceptación de ese miedo. En otros casos somos conscientes de la existencia de esos miedos, y sin embargo los evitamos y no hacemos nada… El viaje del héroe es el atreverse a hacer algo concreto, tener el valor de trabajarlo. El guerrero valiente actúa –avanza- a pesar del miedo.

La evitación, la negación o represión nos mantiene donde estabamos, lo que se complica o sufre más con el tiempo…

Miedos del niño (mantenidos en el adulto herido) ocultados por la no aceptación o por la negación:

  • Miedo a la exigencia, a la presión y la expectativas, al mundo material o físico…(Herida elemento Tierra)
  • Miedo a la separación, abandono o rechazo, a la falta de amor y de sentir… (Herida elemento Agua)
  • Miedo a la incomprensión, a la falta de espacio, incomunicación… (Herida elemento Aire)
  • Miedo a Ser uno mismo, al abuso físico, energético, a ser ignorado … (Herida elemento Fuego)

Todo estos miedos, dudas y bloqueos, pueden ser tratados a través de la comprensión, el conocimiento y otras técnicas profesionales de acompañamiento tanto personal como grupal. Tenemos amplia experiencia en este camino, también la propia, haber vivido nosotros estos procesos, y también podemos ofrecerlo al ver los positivos resultados y grandes transformaciones de muchas personas que han asistido a nuestras actividades.

En todo caso, estamos a tu disposición para ofrecer mayor perspectiva y aportar mayor claridad respecto a cada caso o situación particular. Gracias por la atención.

logo_sidebar

Comments (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Marta Pastor dice:

    Claro y conciso. Muchas gracias. Besos!

  2. Inma Barnes dice:

    Me parece buenísima vuestra Web y buenísimo su contenido.
    Y encantada en recibir vuestros e-mails. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 − = cero

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)