PASOS CONSCIENTES PARA LA PAZ

» La Paz más alta es la paz entre opuestos »  

CINCO PASOS PARA LA PAZ

  1. Reconocer que algunas de tus creencias sobre la realidad y la vida pueden no ser reales y por lo tanto no sirven o ayudan ni a ti ni al mundo.
  2. Reconocer que hay algunas cosas que todavía no entiendes sobre la realidad, sobre la vida, cuya comprensión podría cambiar todo.
  3. Estar dispuesto y abierto a un nuevo entendimiento de la realidad, de la vida, que pueda surgir a partir de ahora, comprensiones que podrían producir una forma de vivir más evolucionada y plena.
  4. Estar dispuesto a explorar y examinar esas nuevas comprensiones, y, si se alinean con tu saber y verdad interior, ampliar tu conciencia para incluirlo.
  5. Elegir vivir tu vida como una demostración de tus más altas y grandes comprensiones, no como una negación de ellas.

 

LAS CAUSAS – CLAVE DEL CONFLICTO PERSONAL Y COLECTIVO:

  • Intentamos resolver los problemas del mundo como si fueran sólo problemas colectivos de orden político, económico o militar. Pero no podemos cambiar los comportamientos, los síntomas, si no tratamos sus causas.
  • La raíz del conflicto en el mundo, las causas, son las creencias erróneas que separan a las personas y a los colectivos. Estas creencias crean comportamientos destructivos y contrarios a la paz y a la solidaridad.
  • Las personas no pueden cambiar sus comportamientos (acciones) hasta que retiren sus creencias erróneas –no importa cuanta política hagamos, cuanta presión económica apliquemos, o cuantas bombas tiremos- son nuestras creencias las que causan y crean las acciones y  comportamientos humanos.

Se tu mismo el cambio que deseas ver. Esto puede empezar en la mesa de tu cocina, en tu comunidad, colectivo, país, o el propio mundo. Acepta lo que ya funciona, en los demás o en lo colectivo, y construye a partir de ahí. A pesar de las engañosas apariencias, no existen sino oportunidades para la transformación y regeneración personal y colectiva. Una opción abierta y no exclusivista para un nuevo mundo digno y solidario. Algunos han de mostrar el camino.                                                                              N.D. Walsch

 

Para poder comunicarnos a otros mundos internos, necesariamente debemos conocer el propio. La mayor parte de las veces no existe comunicación porque es de un falso yo a otro falso yo.

C. Kal Fulcanelli

QUIERES REALMENTE PAZ O DRAMA

Querer tener razón- by Eckhart Tolle

Existe una profunda relación entre tu estado de consciencia y tu realidad exterior.

Cuando alimentas pensamientos, excusas o justificaciones de aversión, guerra, etc, tu percepción se hace extremadamente selectiva así como distorsionada. En otras palabras, verás lo que quieras ver y luego lo malinterpretarás. Puedes imaginar, qué clase de acciones se derivan de esa falsa realidad que esconde si no toda parte de la verdad.

Cuando hay una necesidad emocional de querer tener razón se produce una identificación con una posición mental –una perspectiva, opinión, juicio, historia.

Tener razón situa en una posición de superioridad moral imaginaria en relación con una persona o con una situación que está siendo juzgada. Esa es la sensación de superioridad que el ego anhela y a través de la cual se expande. El ego se toma todo personalmente. La emoción surge, la defensividad, quizás incluso la agresión.

Todos los egos confunden las opiniones y puntos de vista con lo hechos reales. No pueden ver la diferencia entre un suceso y la reacción a ese suceso. Todo ego es un maestro de percepción selectiva y su reacción a un acontecimiento.

LA VERDAD: ¿RELATIVA O ABSOLUTA?

“Tengo razón y tu no la tienes” es un juego peligroso en las relaciones personales así como en las interelaciones entre tribus, naciones, religiones, etc. El ego se fortalece si “tiene razón”.

Cuando estás en contacto con tu estado natural, no un milagroso logro- todas tus acciones y relaciones reflejarán la unidad con la vida y tu profundo sentido interior. Esto es el Amor.

Sólo mediante el darse cuenta (ser consciente) puedes ver la totalidad de una situación o persona en lugar de adoptar una perspectiva limitada.

EL EGO NO ES PERSONAL

Cuando confundes el ego que percibes en los demás con su identidad, entonces es tu propio ego quien utiliza esta percepción errónea para fortalecerse, a través del tener razón y por tanto sentirse superior, y así reaccionar con la condena, la indignación y frecuentemente con rabia hacia el enemigo que se percibe.

Cuando no reconoces o ves la envidia, la crueldad, la explotación, la violencia, etc como manifestaciones individuales y colectivas de una disfunción o enfermedad mental, entonces caes en el error de personalizarlas. Construyes una identidad conceptual para la persona o para un grupo, y dices: “Esto es lo que es. Esto es lo que son”. Esto crea mayor separación entre tu y el otro, o entre unos y otros.

A aquello (al ego) que más fuertemente reaccionas en otros y que confundes con su identidad, tiende a ser las mismas cosas que hay en ti, pero que eres incapaz o no estás dispuesto a ver en ti. En ese sentido, tienes mucho que aprender de tus enemigos:

¿Qué es lo que encuentras más molesto en los demás, qué te produce mayor reacción?Su necesidad de poder o control, insinceridad, violencia, avaricia, o cualquier otra…

Cualquier cosa que rechaces y a la que reacciones fuertemente en otro, está también en ti. Pero no es más que una forma de ego, y como tal es totalmente impersonal, no tiene nada que ver con quien es esa persona, ni con quien eres realmente tu

La guerra es una creación mental

En algunos casos te tienes que proteger o a otra persona de ser dañado por otra persona, pero estate muy atento a no hacer de esa misión una guerra de “erradicar el mal”, ya que corres el riesgo de convertirte en la misma cosa contra la que estás luchando.

Luchar contra la inconsciencia te hará caer a ti en ella.

La inconsciencia, el comportamiento egoico disfuncional nunca puede ser derrotado mediante el ataque, incluso si derrotas a tu oponente, la inconsciencia simplemente habrá pasado a ti, o el oponente aparecerá con un nuevo disfraz.

 Fortaleces a aquello contra lo que luchas

 Aquello a lo que te resistes, persiste

 RECONOCE EL EGO POR LO QUE ES:

Una disfunción colectiva, la locura de la mente humana

Cuando lo reconoces por lo que es,
nunca más lo confundirás con la identidad
de nadie, y te será más fácil no reaccionar ante él.

No lo tomarás personalmente nunca más.

No habrá queja, culpa, acusación o necesidad de quitar la razón a nadie. Nadie es incorrecto. Es el ego en alguien, eso es todo.

La compasión surge cuando reconoces que todos están sufriendo la misma enfermedad de la mente, algunos más intensamente que otros.

Así, no alimentas más el drama, como se hace en las relaciones egoicas. Lo que las alimenta es la reactividad emocional. Al ego le encanta.

El nivel espiritual de una persona no se mide por sus creencias
sino por su estado de consciencia.

El ego no es otra cosa que identificación con las formas, especialmente con los pensamientos. Si el mal tiene alguna realidad (relativa en todo caso), esta es su definición: “completa identificación con las formas (físicas, formas de pensamiento, emocionales). Lo que da lugar a un ilusión de separación, de desconexión con el Todo, con la unidad intrínseca, con la Fuente original. Este olvido o ignorancia es el verdadero pecado original, el sufrimiento, la ilusión. Aquellos que no son capaces de ver más allá de las formas, se hacen más rígidos en sus creencias, es decir se identifican con ellas y se atrincheran en su mente.

 

 

EL ORIGEN DEL MIEDO

 

 «No puedes cambiar el mundo sin cambiarte antes a ti mismo»

 

Escribe un comentario:

*

Tu dirección de email no será publicada.

© 2018 Valordeser.com

Siguenos: