El valor de la vida: La vida es tener valor.

La vida necesita inmenso valor. La vida basada en el miedo es peor que la muerte. El primer paso para aprender, es el valor. A pesar de todos los miedos, uno debe empezar a vivir. ¿Y por qué se necesita valor para vivir?, porque la vida es inseguridad. Si le das demasiada importancia a la seguridad, a la estabilidad, permanecerás confinado en un pequeño rincón, casi en una prisión fabricada por ti mismo. Será segura, pero no tendrá vida. Será segura pero no tendrá ni aventura ni éxtasis. ¡La vida consiste en explorar, en ir hacia lo desconocido, en alcanzar las estrellas!. Sé valiente y sacrifica todo por la vida; nada vale más que ella.  Uno tiene que vivir su propia vida tan totalmente como sea posible, entonces, la alegría llega.  Aquellos que quieren vivir realmente tienen que afrontar riesgos.

La vida no es un proceso mecánico, no puede ser segura. Es un misterio.… Si se supiese exactamente lo que va a ocurrir no habría ninguna posibilidad de crecer, ni de no crecer. No hay nada seguro. La vida está llena de incertidumbres, llena de sorpresas, y esa es su belleza!

La libertad da miedo. La gente habla de la libertad, pero tiene miedo. Y un ser humano no será un ser humano mientras siga teniendo miedo a la libertad. La vida es incierta, la misma naturaleza de la vida es la incertidumbre. Y la persona inteligente siempre está insegura. La propia disposición de mantenerse en la incertidumbre es valentía. Esta disposición de estar en la incertidumbre es confianza. Una persona inteligente es aquella que permanece atenta en cualquier situación, que responde a las situaciones con todo su corazón.

Aceptar  la vida tal como es. Aceptaron que ésa es la misma naturaleza de la vida; no existe ningún motivo para sentirse frustrado. Entender que es bellísimo que la vida sea insegura, porque es así como existe la posibilidad de explorar, la posibilidad de inventar; entonces existe la posibilidad de cruzarse con lo nuevo, entonces se hacen posibles las sorpresas. Si todo fuera seguro, certero, garantizado, predestinado, no habría ni emoción, ni danza.

Si comprendes, la inseguridad es una parte intrínseca a la vida, y está bien que sea así, porque transforma la vida en libertad, la convierte en una sorpresa constante. Nunca se sabe lo que va a suceder. Te mantiene permanentemente maravillado. No lo llames incertidumbre, llámalo prodigio. No lo llames inseguridad, llámalo libertad. (Ocean)

Escribe un comentario:

*

Tu dirección de email no será publicada.

© 2018 Valordeser.com

Siguenos: