Venus, del amor y las pérdidas. De cómo mantener el corazón abierto.

Artículo en ULTIMOS ARTICULOS por publicado el 29 julio, 2015 0 Comentarios

36563_507692539259195_841605721_n21

 

Si creemos esencialmente que no valemos, es difícil que permitamos entrar a las personas a nuestro corazón o a nuestras vidas. Venus nos habla de lo que sucede cuando el espejo se rompe, cuando la realidad u otras personas no se comportan en la forma que tu deseas para sostener tu imagen de perfección, belleza o lo que sea que esperabas del otro. Venus (♀) nos dice que lo que valoras es lo que amas o con lo que te identificas. Es aquello con lo que te encuentras en armonía o donde encuentras belleza al estar en contacto con ello. El proceso de Venus trata de cómo buscamos nuestro propio valor a través de los demás, o en ideas y actividades. Las cosas que valoramos, en las que hemos puesto nuestro propio valor, están conectadas con nuestra autovaloración.

La necesidad de la separación: sucede en cualquier relación, amistad, pareja, compañero. Hay un momento donde toda la realidad cambia y recibimos el golpe de la separación, y a partir de entonces las cosas ya no son lo mismo. No es sobre no querer a alguien, sino sobre lo que ocurre cuando nos encontramos con la separación y cómo afrontamos ese proceso de forma que podamos mantener nuestro corazón abierto. El trabajo se refiere a cómo mantener tu corazón abierto en el “infierno”. Lo contrario es seguir el camino de las revanchas, castigos, victimismo, del odio y del miedo.

El viaje de Venus tiene gran enseñanza sobre el amor, las pérdidas y los procesos de duelo. Nos habla sobre lo que sucede, lo que hacemos y sobre nuestro comportamiento cuando perdemos algo que valoramos. Perder el sentimiento de ser amado, perder un ideal, puede hacerte sentirte como si desearas morir. Tiene que ver con la experiencia de la pérdida del yo. Puedes tener todo en el mundo material y todavía sentirte en el infierno, si la conexión con la fuente, con tu verdadera esencia, se ha perdido.

Si amas algo y decide irse, déjalo irse y si es verdaderamente “tuyo” volverá a ti

“Si consiguiera esto o aquello….”. Sin embargo al espíritu no le importan estas cosas, mientras representen sólo una compensación para nuestro sentimiento de insuficiencia. Pasamos nuestras vidas tratado de llenar el vacío que surge de ese sentimiento central de insuficiencia, sin darnos cuenta que por su propia naturaleza, el ego o la personalidad están hechos de nuestros intentos de cubrir los sentimientos de insuficiencia. Se basan en la deficiencia, por su propia naturaleza. Todas sus acciones están dirigidas a llenar ese vacío. Sólo cuando entendemos esto, es cuando nuestro viaje al despertar realmente comienza. Nuestra percepción de este vacío y nuestros sentimientos de inadecuación son frecuentemente, el resultado del duelo y de las pérdidas. Cuando pierdes algo que verdaderamente te importa, entonces pones todo lo demás en perspectiva porque entonces, nada más importa.

 

EL PODER DE VENUS

El poder de Venus no tiene que ver con cuanta armonía o equilibrio tienes, o si eres muy sexy… El poder de Venus es la conciencia y capacidad para estar con cualquier cosa que surja en tu vida, ser capaz de incluirlo todo. Ese es una clase de amor muy profundo, porque es genuinamente inclusivo.

(*): Venus es un planeta interior situado entre el Sol y la Luna. Algunos temas asociados al mismo son : Equilibrio, Justicia, Armonía, Belleza, Amor… Venus es cómo traer el Cielo a la Tierra…

DUALIDAD

Con Venus (♀) observamos como el odio más hiriente que podamos sentir surge a veces de la persona misma a la que amamos. Podemos destruir o matar aquello que más amamos. El proceso de Venus es sobre lo que haces cuando golpeas esa energía del ego en ti o en otra persona. La clave es aceptar la dualidad, lo que significa inevitablemente tiempos de conflicto a veces. Ser capaz de convivir con ello, de mantener tu corazón abierto en el “infierno”. Capacidad de dejar que algo se vaya de nuestra vida, eso es abrir el corazón, y sucede a través del encuentro con uno mismo, con el dolor de la pérdida y con el potencial de la ira y la destrucción. Sólo entonces podemos evitar que nos absorba y haga reaccionar impulsándonos a ser el destructor, el vengativo, el que hace daño.

Hay muchísimo sufrimiento en nuestro planeta porque nuestros duelos son incompletos. Tu primera pérdida, cualquiera que fuera (el osito cuando eras niño….), sin ninguna clase de apoyo de cómo soportar o estar con esa experiencia, te hizo engancharte en una carrera para atraer algo que llene el agujero, normalmente a través de un nivel superficial de la personalidad.

VALOR

Si creemos esencialmente que no valemos, es difícil que permitamos entrar a las personas a nuestro corazón o a nuestras vidas. Si te sientes identificado con estados de deficiencia y desvaloración, entonces tu sombra es lo contrario, una gran fuente de energía de vida. En esencia Venus trata de la relación con nosotros mismos, si ésta no funciona, no sentimos que valemos, porque no hay nadie allí: vacío. Estamos todo el tiempo para agradar a los demás.

Tendemos a proyectar a los demás fuertemente nuestro rechazo cuando parece que personifican algo que va en contra de aquello que realmente valoramos. Cuanto más reactivos somos a lo que vemos, más probable es que tengamos un foco no digerido de eso mismo, que resuena en nosotros. Es una invitación a verte a ti mismo, ver eso que rechazas o te molesta en el otro, porque reaccionar con aversión siempre surge de áreas de la personalidad que sienten una necesidad de protegerse. El proceso de Venus te invita a conocerte, a preguntarte, a mirar al espejo: ¿qué está pasando?, ¿Por qué estoy deseando, amando u odiando esto?

DISCERNIMIENTO

Para saber como nutrirte de lo que es positivo en una situación y no alimentarte de lo negativo o de lo que te destruye, es clave desarrollar una capacidad de discernir, de darse cuenta, para no reaccionar sino poder elegir conscientemente responder o no desde nuestro centro.

El Superego esta formado en gran parte por estructuras que residen en la base de nuestra personalidad. Se crea cuando somos muy vulnerables y nuestra supervivencia no está asegurada porque somos muy dependientes. Aparecen entonces toda clase de capas de protección. Transformar esas defensas es parte de la lucha interior, una lucha espiritual, un despertar espiritual. La lucha por la vida, la claridad y la verdad.

THE VENUS JOURNEY: LOVE AND LOSS  por Melanie Reinhart (psychoastrolog.)

 

 

EL DESCENSO DE INANNA    (Venus retrógrado)

La primera Diosa conocida en la antigüedad asociada al planeta Venus fue Inanna en la antigua Sumeria, llamada por los sumerios “virgen sagrada”, es una triple diosa, esto quiere decir que tiene tres aspectos simbólicos como la famosa santísima Trinidad cristiana. Según los especialistas Diana Holstein y Samuel Noha Kramer era también llamada la “Diosa del Cielo y de la Tierra”, uno de sus aspectos encaja con el arquetipo de la joven seductora en  la plenitud de su deseo sexual , la joven que desea ser fecundada, como la Venus romana.

Otro de los aspectos de Inanna es ser la Diosa del inframundo, la diosa que tiene el poder de entrar a la cueva, de visitar la sombra, de vivir una experiencia de transformación y muerte, para salir victoriosa con la cualidad de la Verdad y el arte de hacer el amor . El inframundo no es más que el inconciente e Inanna representa el ego. El mito dice que ella escucho el lamento de Ereshkigal su hermana y Diosa del inframundo, que decidió descender a visitarla y se vistió con su traje de reina,  se puso su corona, un collar de cuentas de  lapizlasuli,  unas piedras brillantes iluminando el pecho, una pulsera de oro,  una armadura  y llevó en la mano una vara de lapizlasuli para medir. Al llegar a la puerta del inframundo el portero consulto con Ereshkigal, si la dejaba entrar  a la reina (el ego con imagen de reina) y esta respondió que la despojara de su traje y accesorios. El portero al darle el paso por la primera puerta la  despojó de la corona, en la segunda puerta del collar de cuentas de lapizlasuli, en la tercera las piedras brillantes, en la cuarta la armadura, en la quinta la pulsera de oro, en la sexta la vara de medir de lapislazuli, en la séptima y última puerta la despojó del vestido real. Desnuda y desarmada Inanna entra a la habitación del trono de su hermana donde es juzgada y condenada. Durante tres días es abandonada en su pena. Finalmente dos emisarios de Enki el Dios de la Sabiduría y el Agua, van a rescatar  su cuerpo, reviviéndola con agua y alimentos  para  regresarla al mundo de nuevo. Esta experiencia iniciática de hacer contacto con el dolor y la sombra para salir airosos y fortalecidos es lo que se llama El descenso de Inanna.

 

logo_sidebar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis + = 8

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sabiduría es saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no lo necesita (Aristóteles)